Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

¿Qué es un Seguro de Caución para alquileres?

Te contamos la importancia de contar con un Seguro de Caución para el alquiler de viviendas.
Conocé más

El Seguro de Caución para alquileres brinda una garantía al propietario ante las obligaciones contraídas por el inquilino en el alquiler de viviendas particulares. Esta nueva herramienta permite reemplazar o suplir la garantía de un título de propiedad inmueble, que se suele solicitar al momento de la firma del contrato. La póliza le otorga al propietario cobertura ante el incumplimiento por parte del inquilino del pago del alquiler, expensas, servicios o impuestos, y también por ocupación indebida.

¿Cómo contratarlo?
Solicitá aquí tu garantía 100% online, en forma ágil y sencilla.

¿Quién pagá el Seguro de Caución de alquileres?

El Seguro de Caución lo paga quien alquila, ya que este producto reemplaza a la vivienda que se debe dejar como respaldo para poder alquilar una vivienda.

¿Por qué es necesario un seguro de caución para alquileres?

El Seguro de Caución de alquileres da garantías de que el contrato se cumplirá. Esto lo hace muy necesario, ya que además de proteger al que alquila, también protege al propietario cubriendo los gastos que el inquilino no paga.

¿Qué cubre un seguro de caución para alquileres?

¿Por qué es necesario un seguro de caución para alquileres?
Este seguro se usa para cubrir las pérdidas producidas por el incumplimiento de obligaciones del inquilino (alquileres impagos, expensas, ocupación indebida y además puede incluir impuestos y servicios de luz, gas y agua).

¿Qué otros beneficios otorga este seguro?

¿Por qué es necesario un seguro de caución para alquileres?
El Seguro de Caución de alquileres permite además, que el inquilino esté tranquilo ante cualquier dificultad financiera que pudiera llegar a tener y que ocasionalmente le impidiera hacer frente a sus obligaciones, sin tener que involucrar a familiares, amigos o conocidos. Y para el dueño de la propiedad, esta alternativa es muy bienvenida ya que ofrece garantía de que la aseguradora pagará ante cualquier imprevisto.