Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible cambiar la configuración u obtener más información.

Flujo de caja – Qué es y ejemplos

Flujo de caja – Qué es y ejemplos para tu comercio

En BBVA te contamos acerca del flujo de caja: un informe financiero con el que podés conocer de manera rápida la liquidez de tu negocio para anticiparte al futuro y tomar decisiones más certeras.

¿Qué es el flujo de caja?

El flujo de caja, o Cash Flow, se refiere a la diferencia entre el dinero en efectivo que entra y sale de caja (cobros y pagos) en un periodo de tiempo determinado, siendo así un indicador muy importante para que vos puedas vigilar en la contabilidad de tu compañía, ya que de esta manera podés conocer la solvencia o insolvencia de ésta. 

Algunos ejemplos de ingresos son aquellos que tu negocio obtiene por una venta, por el cobro de sus deudas, por alquileres, por el cobro de préstamos, etc. Por el contrario, algunos ejemplos de salidas de dinero pueden ser: el pago de facturas, pago de impuestos, pago de servicios como agua y luz, pago de sueldos, etc.

 

¿Para qué sirve el flujo de caja?

El flujo de caja indicará de un modo bastante fiable la liquidez de tu negocio. Así, con el flujo de caja podés conocer la capacidad de tu empresa para generar dinero y saber qué tan solvente es.

El flujo de caja contiene toda la información necesaria para actuar sobre emergencias o inconvenientes. Conociéndolo,  inversionistas, administradores, acreedores y otros profesionales, son capaces de analizar la situación de tu compañía y saber si genera flujos de inversión positivos o no. También te permitirá conocer las actividades de financiamiento e inversión que involucran o no efectivo.

Un mal manejo del flujo de caja, afectará la liquidez de tu negocio e implicará incumplir con los pagos, lo que podría generar la pérdida de credibilidad y confianza entre tus proveedores y el sistema financiero, lo que te podría traer serias consecuencias como el descrédito, altos sistemas de financiación y hasta la quiebra.

Conocé las estrategias para mejorar tu flujo de caja de ventas con tarjeta

Un flujo de caja ordenado te permitirá determinar los siguientes aspectos de tu empresa:

  • Cuánto material podés comprar.
  • Si podés o no invertir el dinero en otros negocios.
  • Si podés o no solicitar un préstamo o crédito.
  • Si podés pagar ciertas deudas en su fecha de vencimiento.
  • La anticipación a futuros déficit o superávit. A partir de la data del flujo de caja, lo ideal es buscar la financiación más conveniente o colocar el excedente en inversiones rentables. 

Conocé como pódes mejorar tu flujo de caja adelantando tus cobros con tarjetas. 

Tenés que tener en claro que el flujo de caja no muestra el patrimonio real de tu empresa, sino la disponibilidad inmediata del capital que tiene en ese período, es decir, su liquidez.

Tipos de flujo de caja

Existen 3 tipos de flujos de caja:

  1. Flujo de caja operativo (FCO): Refleja los flujos de dinero que entran y salen de tu negocio por concepto de operaciones o actividad comercial, es decir, abarca solo aquellos temas que son esenciales para tu funcionamiento, como los ingresos por ventas y los gastos relacionados al suministro de servicios, mantenimiento de inventario y pagos a proveedores y empleados.
  2. Flujo de caja de inversión (FCI): Son las inversiones efectuadas por tu negocio en un periodo de tiempo determinado. Refleja los ingresos y gastos derivados de inversiones, es decir, cobros por los activos no corrientes y los gastos derivados de ellos. 
  3. Flujo de caja financiero (FCF): Aquí se reflejan los ingresos derivados de la emisión de acciones o deuda y los gastos que se han producido por el concepto de pago de dividendos a los accionistas durante un periodo de tiempo.

Derivadas de los anteriores, encontramos 2 variables importantes de considerar:

Flujo de caja proyectado: No tiene en cuenta las cantidades que ya se han ingresado o retirado efectivamente de tu presupuesto corporativo. Su propósito principal es anticipar los ingresos y gastos futuros para que puedas mantener el presupuesto de tu empresa preparado para cubrir los gastos y administrar adecuadamente todos los plazos de cuentas por pagar y por cobrar. Evaluar el flujo de caja proyectado es esencial para no ser tomado por sorpresa y en el futuro.

Flujo de caja libre o Free Cash Flow: Es el resultado del flujo de caja operativo menos el gasto de capital (gasto en el que incurrís para comprar bienes productivos como vehículos, maquinaria, equipos, etc.) Este dinero es el que te queda disponible para llevar a cabo proyectos de expansión, adquisiciones, o mantener la estabilidad financiera en épocas difíciles.

Ejemplos de flujo de caja

Para llevar un flujo de caja ordenado, podés usar el formato que preferís  e ingresar el detalle de cada entrada y salida de dinero. Existen cientos de formas, pero lo importante es que en tu flujo de caja no debe faltar ningún dato para que éstos se reflejen correctamente en los resultados, y así sabrás si estás con un flujo positivo y negativo.

Si no sabés cómo empezar tu plantilla de flujo de caja, aquí tenés algunos ejemplos, y también podés descargar una planilla base.

Ya sabés qué es un flujo de caja y para qué sirve, ¿Querés aprender más con BBVA?

Esto también te puede interesar